Por primera vez desde el año 2008 la tasa de desempleo en España se sitúa por debajo del 15%, concretamente en el nivel del 14,55% según la última Encuesta de Población Activa (EPA), por lo que el Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado la derogación de algunos contratos laborales e iniciativas que estaban condicionados a que el paro se situara por encima de ese umbral.

Por esa razón, en el último Consejo de Ministros del año anunciaron algunas medidas que se recogieron en un Real Decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado sábado y que entraron en vigor este martes, 1 de enero.

La primera modificación consiste en eliminar el contrato indefinido de apoyo a los emprendedores, que establecía una serie de bonificaciones y deducciones fiscales para fomentar la contratación estable por parte de emprendedores y pequeñas y medianas empresas, sobre todo cuando el trabajador contratado estaba desempleado o era menor de 30 años.

Además, Sánchez derogará los contratos para la formación y el aprendizaje de trabajadores menores de 30 años, por los que el empleado recibía de forma alterna una retribución y una actividad formativa por parte de la empresa.

Los trabajadores que se acogían a este contrato debían cumplir requisitos como no tener cualificación suficiente para un contrato en prácticas y ser menores de 30 años, el contrato debía ser máximo de 3 años, su salario no podía ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional (de forma proporcional a las horas trabajadas).

A cambio, la empresa podía reducir la cuota que abona a la Seguridad Social: un 100% si tenía menos de 250 trabajadores y un 75% si tenía más, y además disfrutaba de bonificaciones por financiar la formación.

Regalarán dos años de cotización a los afectados por la crisis

El Real Decreto ley incluye asimismo el fin de las “medidas de apoyo al emprendedor y estímulo al crecimiento y la creación de empleo”, que afectan por ejemplo al contrato a tiempo parcial con vinculación formativa, a la contratación indefinida de un joven por parte de microempresas o autónomos, a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven, al contrato de primer empleo joven y a los incentivos a los contratos en prácticas.

“Para garantizar la seguridad jurídica y evitar la incertidumbre de empresarios y trabajadores sobre la vigencia de dichas medidas, resulta preciso efectuar las necesarias modificaciones normativas para suprimir los tipos de contrato de trabajo o aquellos aspectos de su regulación que se han visto afectados por el descenso de la tasa de desempleo por debajo del 15 por ciento (…) por lo que es necesario proceder a su derogación expresa”, señala el documento gubernamental.

A pesar de los cambios, seguirán siendo válidos los contratos e incentivos firmados entre el 15 de octubre de 2018 -fecha en la se publicó la EPA- hasta el 1 de enero.

Otra novedad que introduce el Real Decreto es la aprobación de un convenio especial para los que, afectados por la crisis, hayan pasado “una laguna de cotización de al menos tres años” entre el 2 de octubre de 2008 y el 1 de julio de 2018.

Los trabajadores que tengan entre 35 y 43 años y se encuentren en esa situación podrán suscribir un convenio especial con la Seguridad Social y recuperar un máximo de dos años de cotización, “que computarán exclusivamente a efectos de incapacidad permanente, jubilación y muerte y supervivencia”.

 

f:aquí!!

Anuncios