Muchas son las novedades a las que vamos a tener que acostumbrarnos los conductores españoles de cara a este año 2019 recién estrenado. De entrada, a quienes vayan a sacarse la licencia de conducir la DGT está trabajando en modificaciones sobre el nuevo Reglamento General de Conductores a partir del 1 de julio, que contemplan la obligatoriedad de recibir, al menos, ocho horas presenciales de formación en autoescuelas para evitar que haya conductores que se saquen el carné mediante cursos online o realizando test desde casa.

Una medida que no ha gustado a las autoescuelas digitales, que piden que no se excluya la formación online alegando que es un modelo plenamente integrado en el sistema educativo español. Y también, porque supone una barrera muy grave a la competencia para acceder al ejercicio de la actividad en el sector y echa por tierra el esfuerzo económico de los últimos años de pequeñas y medianas autoescuelas para digitalizar el aprendizaje, además de aumentar el precio del carné de conducir.

Por lo que a los exámenes teóricos específicos, el borrador contempla nuevas horas presenciales, un mínimo de 6 horas para los permisos AM (ciclomotor), A1 y A2 (motocicletas), y dos horas en el resto de licencias. Por primera vez, el examen teórico incorporará medios audiovisuales, por lo que las preguntas del test podrán estar ya precedidas por vídeos sobre situaciones concretas del tráfico. Los fallos para poder aprobar podrían rebajarse del 20% actual a sólo un 10% a partir de julio.

En lo que respecta al examen práctico, a partir de ese mes de julio quienes suspendan la prueba deberán recibir de forma obligatoria, al menos, otras cinco clases prácticas más antes de volver a examinarse. Además, quienes suspendan por primera vez este examen, deberán esperar como mínimo 15 días para volver a presentarse y, si suspendiesen una segunda vez, el plazo mínimo par un tercer examen será ya de 30 días. Mientras que entre la tercer y cuarta prueba, en caso de seguir siendo necesaria, tendrán que pasar como mínimo otros 20 días.

En lo que al carné por puntos se refiere, el anteproyecto de ley también propone como modificación más relevante un notable endurecimiento de las sanciones por conducir utilizando el teléfono móvil. Bastará simplemente con que te observen conduciendo con la mano utilizando el móvil, considerado infracción muy grave, para perder de 4 puntos del carné en ligar de 3, con un importe además que pasará de 200 a 500 euros.

 

Objetivo la velocidad

Para la DGT, en especial para su actual director Pere Navarro, la velocidad sigue siendo unos de sus principales caballos de batalla. Por ello, para este 2019 tiene previsto incrementar el número de radares. El argumento, tan pobre como simple, es que para aumentar la seguridad hay que incrementar el número de radares. Si los actuales 900 radares parecen pocos, se incorporarán tanto cinemómetros con tecnología láser, para instalar en posiciones fijas, como los Velolaser, los más nuevos, como con tecnología de ondas radar para ser utilizados en movimiento.

Más radares acompañados de los nuevos límites de velocidad, a la baja, que la DGT va a aplicar en carreteras convencionales como ya hemos contado en VOZPOPULI. Así, por un lado se rebaja la velocidad en carreteras convencionales de un único carril por sentido y sin desdoblar, de 100 a 90 km/h para turismos y motocicletas, mientras que los camiones y furgonetas tendrán el límite en 80 km/h. Una medida que afecta a unos 7.000 kilómetros de las carreteras y con la que la DGT estima reducir la cifra de siniestralidad en un 10%, ya que un 75% de los accidentes mortales se producen en carreteras convencionales.

 

f:aquí!!