En pleno despliegue del sistema de defensa antimisiles THAAD norteamericano en Corea del Sur, ha estallado la polémica sobre quién debe sufragar los costes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha señalado que Corea del Sur debe pagar 1.000 millones de dólares por el despliegue de dicho sistema de defensa antimisiles en su país.

El mandatario norteamericano también ha asegurado que quiere revisar o anular el “terrible” acuerdo comercial con Seúl, en referencia al tratado de libre comercio firmado entre ambos países en 2012.

Por su parte, el Ministerio de Defensa surcoreano ha dejado claro que es EE.UU. quien debe hacerse cargo de los costos de la operación.

El departamento militar surcoreano afirmó que se mantiene sin cambio “el planteamiento básico”, de que Corea del Sur ofrece su territorio para el THAAD y las instalaciones correspondientes, mientras que EEUU costea los gastos de despliegue y operacionales.

El pasado julio, Seúl y Washington lograron un acuerdo para desplegar en territorio surcoreano una batería THAAD (por las siglas en inglés de Defensa Terminal de Área a Gran Altura), para enfrentar las amenazas nucleares y misilísticas de Corea del Norte, pero por lo visto, no quedó claro quién debía correr con los gastos.

Todo ello se produce, además, en medio de las protestas de ciudadanos surcoreanos ante el despliegue del escudo anti-misiles en su nación.

f:aquí!!

Anuncios