Si Adolf Hitler levantara la cabeza, estaría encantado. No es extraño ver en una serie de Estados europeos desfiles con personas ataviadas con uniformes nazis. La complacencia de las autoridades con estos movimientos radicales que ensalzan la época fascista es cada vez mayor.

 

Leer más >>

Anuncios