La epidemia gripe vacunade gripe A que hay en España está colapsando algunos hospitales. El informe semanal de Vigilancia de Gripe en España explica que el virus que está causando los males es el H3N2 (no es el mismo de 2009-2010 sino un derivado) y augura un “ascenso de la onda epidémica gripal”.

Cualquier persona con sentido común se preguntará cómo puede suceder esto si la población se vacuna de la gripe. Bueno, hay dos cosas a tener en cuenta:

-Lo primero es que la población no se vacuna de manera mayoritaria de la gripe, apenas lo hace poco más de la mitad de la población.

-Lo segundo que la vacuna, como llevamos años documentando, es muy poco eficaz (y además, como todo medicamento, conlleva riesgos).

En lo primero también tiene que ver lo segundo, por cierto. Pero empecemos por el principio.

La palabra epidemia suena mal por eso conviene saber de qué tratamos (no escribamos ya “pandemia”, como los que escribieron el guión de 2009 hicieron y en el ridículo cayeron, ya que por suerte ese año no solo no hubo pandemia sino que la gripe fue especialmente “benigna”, una falsa pandemia promovida por intereses comerciales).

Una epidemia es un aumento anormal en la prevalencia de una enfermedad (puede haber epidemias con un solo afectado si en esa población nunca antes había existido esa enfermedad). Por lo tanto, no alarmarse.

En la semana 01/2017 la tasa global de incidencia de gripe asciende a 174,5 casos por 100.000 habitantes, manteniéndose en plena fase de ascenso de la onda epidémica de gripe de la temporada 2016-17″, nos cuentan desde el sistema de vigilancia de la gripe de España.

Y entonces, ¿cuánto se vacuna de la gripe la gente en nuestro país? Pues según los datos del Ministerio de Sanidad, en el principal grupo de riesgo, las personas que tiene 65 años de edad o más, la temporada pasada sólo se vacunó el 56,1% (observad en la tabla el claro impacto negativo que ha tenido en las tasas de inmunización de la gripe la falsa pandemia que comentábamos; el daño en la reputación de los sistemas de vacunación estaba cantado).

Los que más razones tendrían para vacunarse lo hacen sólo a medias y los demás menos. Y una de las razones es que la población es cada vez más consciente de la poca utilidad de la vacuna que se fabrica cada año (se hace con las cepas del virus de la gripe que se prevé que habrá en el ambiente, en parte por eso no es muy eficaz, porque los virus mutan y dejan en evidencia a la vacuna).

Alguna autoridad sanitaria valiente, rompiendo el muro de silencio que se cierne sobre estos temas de vacunas en los que parece que no se puede hacer la más mínima crítica sin ser tachado de “antivacunas”, ha reconocido lo obvio. Se trata de la directora provincial de Sanidad en Huesca, Isabel Blasco, quien dice que la vacuna contra la gripe se está mostrando ineficaz este año debido al cambio que ha experimentado el virus y las condiciones meteorológicas.

Blasco ha afirmado que

no es el primer año que no funciona una vacuna”.

Imagino que la Inquisición de las vacunas ya la habrá echado al fuego.

Hemos aportado muchos datos durante los últimos años sobre la falta de eficacia de la vacuna de la gripe.

El asunto lo ha revisado la Cochrane Library, una de las instituciones de la llamada Medicina Basada en la Evidencia (MBA), la hegemónica hoy, concluyendo sin dudas sobre su falta de eficacia.

Y no olvidemos, como indico más arriba, que todo medicamento conlleva riesgos y sobre esta inmunización han sido constatados por la ciencia (de hecho se cita un denominado Síndrome postvacunal frente a gripe A).

A mediados de diciembre nos preguntábamos: ¿De qué sirve vacunar a la mitad de la población de un país contra la gripe si la mortalidad por la enfermedad no ha cambiado entre 1980 y 2014-15? Si mueren por gripe las mismas personas durante años quiere decir que la vacuna no es muy efectiva que se diga ¿no?

Y aportábamos datos de los CDC o Centros de Control de Enfermedades, la institución sanitaria más importante de Estados Unidos, que muestra diferentes y pormenorizadas tablas estadísticas sobre el número de personas vacunas de la gripe durante los últimos 25 años en el país norteamericano.

No hace falta ser experto en su análisis, se observa perfectamente que la media de vacunadas está en torno al 50% o quizá algo más. Se supone que ello ha de tener un efecto “saludable” en la población, es decir, que sobre todo disminuya el número de muertes por la gripe, qué menos. Sin embargo, eso no es así; ni en USA ni en España ni en ningún sitio.

Así que ante la actual epidemia de gripe A lo mejor es tener mucha calma, como ya en 2009 muchos médicos y doctoras nos advirtieron con una campaña que llevaba por nombre dicho lema.

f:aquí!!

Anuncios