Francia registró el pasado diciembre un aumento mensual del número de desempleados del 0,4 %, lo que supone 3,59 millones de personas sin actividad y un nuevo récord para el país, según los datos publicados ayer por el ministerio de Trabajo.
La cifra representa 15.800 parados más que en noviembre, donde el aumento había sido también del 0,4% respecto al mes anterior.

Si a ellas se suman las personas con actividad reducida y en situación de búsqueda de empleo, el total aumenta hasta los 5,48 millones de individuos, un alza del 0,6% respecto a noviembre y también otro récord negativo.
El ministerio de Trabajo precisó que en el conjunto de 2015 se ha producido una creación neta de 46.000 puestos de empleos tras “varios años de destrucción”.
Señaló también que esta no se aprecia en los datos divulgados porque se han registrado “más entradas en el mercado de trabajo que salidas por jubilación”. Sí se produjo un descenso neto de parados entre los menores de 25 años, con un retroceso del desempleo del 4% en términos interanuales. “Se trata de la primera bajada sensible del paro juvenil desde 2010″, precisó el ministerio en su comunicado.
Por otro lado, el Ministerio ha reconocido que este contexto “justifica” el ambicioso plan presentado la semana pasada por el presidente francés, François Hollande, que afirmó que el país se encuentra en un “estado de emergencia económica y social”.
Anuncios