Unas 250.000 personas, según los convocantes, se han manifestado este sábado en Berlín para protestar contra el tratado de libre comercio que negocian Estados Unidos, Canadá y la UE. Los manifestantes denuncian que el acuerdo es antidemocrático y supone un retroceso en los estándares de seguridad alimentaria, mercado laboral y medio ambiente.
“Esta es la manifestación más grande en este país desde hace muchos, muchos años”, ha afirmado el director del movimiento ciudadano Campact, Christoph Bautz, cuando se ha dirigido a los participantes.
 
Los manifestantes han expresado su rechazo al acuerdo para una Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP) y al Acuerdo integral de Economía y Comercio (CETA). “Lo que más me importa es que no quiero que toda nuestra legislación sobre consumo se rebaje y no quiero tener una dictadura impuesta por empresas”, ha explicado uno de los asistentes, Oliver Zloty, en declaraciones a Reuters TV.

El ‘número dos’ del grupo parlamentario del partido alemán La Izquierda, Dieter Bartsch, también ha participado en la manifestación y ha denunciado la falta de transparencia en las negociaciones. “Necesitamos saber ya lo que se está decidiendo”, ha argumentado.
La manifestación ha transcurrido en un ambiente festivo, con tambores, pitos y pancartas con lemas como “Sí se puede – Detengamos el TTIP”
Desde el Gobierno alemán, el ministro de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, argumentó: “Tenemos la oportunidad de fijar estándares nuevos y positivos para el creciente comercio global con estándares ambiciosos para el medio ambiente y los consumidores y con condiciones justas para la inversión y los trabajadores. Este debe ser nuestro objetivo”.
Anuncios