Unos interesantes estudios efectuados por la Universidad de Vancouver en 1970 parecen demostrar que la necesidad adictiva de los seres vivos obedece a la hostilidad del entorno que nos rodea, cuanto más favorable son las condiciones de vida, menos necesidad se tiene de esas sustancias.

Cuando nos encontramos en medios rutinarios y los problemas son irresolubles, las conexiones neuronales se reducen notablemente y es el cerebro el que lleva a volcarse en las adicciones.
Busca una motivación en tu vida y obtendrás salud mental, pero si te rodeas de mediocridad y monotonía, tu mente literalmente se muere.
Anuncios