Pese a la inserción obligatoria en la mayoría de las televisiones, sólo 5,4 millones de ciudadanos de los 46,7 millones de españoles siguieron el discurso del rey Juan Carlos esta Navidad de 2013. Para paliar el desastre, la mayoría de los periódicos españoles suprimieron las encuestas de opinión de los lectores, otros como Abc o La Razón suspendieron incluso los habituales foros con sus comentarios y los pocos que se atrevieron a difundir sondeos (El Confidencial.com) arrojaron un resultado demoledor: los ciudadanos han perdido ya abiertamente la confianza en el régimen y en quien lo encabeza pues incluso entre los pocos que oyeron al rey su opinión es bastante crítica. A una buena parte de ellos el discurso les suena igual que el que pronunció en 1975, cuando Juan Carlos reconoció ante las cámaras “un sello de tristeza, que ha tenido como centro la enfermedad y la pérdida del que fue durante tantos años nuestro Generalísimo”.
El miedo y la censura en los medios de comunicación quedó reflejado en el presentador del programa matutino de la cadena Cuatro, Jesús Cintora, que se atrevió a difundir un mensaje navideño alternativo del profesor Pablo Iglesias. Con una risa que disfrazaba su palpable nerviosismo, el periodista se sinceró ante sus espectadores: “Esperamos poder estar aquí pasado mañana, felicitamos también a nuestros jefes y decimos que pasen una buena noche. Que serio te has puesto, Iglesias. No sé si porque ves venir algo que puede pasar”, dijo en alusión a las posibles represalias que pudiera sufrir.
“Seguido mayoritariamente por TVE, donde acumuló un 18,1% de share y 1.946.000 espectadores, el discurso del Rey superó los 5,4 millones de espectadores entre todas las principales cadenas (TVE, Telecinco, Antena 3 y La Sexta). Una cifra que dista mucho de los más de siete millones que registró el año pasado”, desvelaba La Voz Libre. La caída se ha producido en picado y progresivamente en los últimos años, pero pese a lo abultado del descenso, el resto de los diarios digitales españoles ocultó a sus lectores estas pobres cifras de audiencia, que tampoco fueron difundidas por radios o televisiones.
Los ciudadanos más críticos sí se percataron de la escasa acogida a las palabras del rey y uno de ellos decidió enlazar y desvelar en “Meneame” el discurso del monarca en 1975 antes de que RTVE lo censurara también:
“En estas fiestas de Nochebuena y Navidad en que las familias españolas acentúan su sentido entrañable y parece que quisiéramos ser mejores, me dirijo a todos, para felicitaros las Pascuas y desearos un año 1976 lleno de venturas y felicidad”.
El año que finaliza nos ha dejado un sello de tristeza, que ha tenido como centro la enfermedad y la pérdida del que fue durante tantos años nuestro Generalísimo. El testamento dirigido al pueblo español, es sin duda un documento histórico, que refleja las calidades humanas y los sentimientos llenos de patriotismo, sobre los que quiso asentar toda su actuación al frente de nuestra Nación. (…) Los problemas que tenemos ante nosotros no son fáciles, pero si permanecemos unidos y con voluntad tensa, el futuro será nuestro”.
Las reacciones en el mundo de la cultura independiente tampoco se han hecho esperar. La primera ha sido la del cantautor “El Chivi”, que comienza el videoclip de su último disco con las habituales palabras de Juan Carlos:  “Me llena de orgullo y satisfacción deciros que en estas fechas tan entrañables…”
Enviado por: Jota.
Anuncios