La crisis económica ha llevado a los franceses a colgar banderas negras en lugar de iluminar las calles por las fiestas navideñas.
En vísperas del nuevo año, los ciudadanos de París, la capital, escribieron sobre paredes y pavimentos de las calles frases como “François Hollande debes dimitir”.
Normalmente algunos días antes de que finalice el año, los franceses iluminan y adornan las calles, las zonas comerciales y los lugares de interés histórico, pero debido a los problemas financieros, algunos ciudadanos han colgado banderas negras.
El año 2013 ha sido un año de marasmo económico para Francia. El desempleo ha alcanzado cuotas históricas, el poder adquisitivo se ha reducido, la deuda se ha disparado y las previsiones para el 2014 no auguran una recuperación duradera.
En Francia, el desempleo aumentó el pasado noviembre, después de una baja en octubre, con 17,800 desocupados suplementarios (+0,5 %), para llegar a 3,29 millones (un nivel récord), ha anunciado este jueves el Ministerio galo de Trabajo.
Francia, hundida en una crisis económica desde 2008, al igual que muchas naciones de la Unión Europea (UE), actualmente, registra 3,011,000 de personas en el paro, mientras se incrementa el número de personas con un trabajo temporal.
Anuncios