Este blog no pertenece a ninguna organización, religión o secta.
Tampoco tiene relación con ninguna ideología o movimiento, sólo busca la Verdad y la Libertad.
LO QUE SÍ QUEDA CLARO ES QUE TODO ES SIEMPRE POR EL DINERO, DON DINERO, DON PODER, A CAMBIO DE NUESTRAS VIDAS.

_________
Todos estamos de acuerdo en que el accidente de tren en España es muy sospechoso. Hay ciertos signos que indican que todo ha sido una operación de falsa bandera.
En primer lugar, el conductor no puede ser culpable. Esto es un tren controlado por el sistema ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático)
En segundo lugar, hay señales de explosiones antes de que la cabeza del tren se salga de las vías.
Y en este blog, podemos ver fotos donde hay claros indicios de explosiones en el vagón

¿Por qué este accidente?
En España se estaba compitiendo por un contrato ferroviario importante, de Brasil con Francia y Alemania.

El choque en España entre trenes de alta velocidad no ha sido posible

(testimonio de un investigador, traducido al español)

CONFIRMADO: El sistema ferroviario tenía el control de velocidad automático que impediría que cualquier tren viajando en él se acerque a  a esa velocidad.
El ASFA en España es un sistema de fuerzas automatizado que detiene a cualquier tren operando sobre una velocidad no permitida (demasiado alta), y su misión es detenerle.
Los medios de comunicación, actualmente, se centran en la confesión del maquinista (dice que metió la pata después del accidente), por lo que se están dedicando a mentir y a trasgiversar su cuenta de facebook. Los medios de comunicación cuentan, también, que hay una imagen de un velocímetro de tren con una lectura de más de 200km/h, pero ¿los trenes no están diseñados para hacer eso sin problemas? Y, a parte ¿no se han limitado a decir que la velocidad máxima fue de 190km/h? ¿En qué quedamos?
En los medios se juega. Contamos con otra contradicción.
El tren, supuestamente, tuvo el accidente porque el sistema de control de velocidad no era el más moderno. Pero ASFA dejó claro en su momento que este tren estaba bajo control, todas las revisiones estaban en regla y perfectamente actualizado. La única forma de engañar a ese sistema es hackeándolo. Si no se hubiese hackeado, no habría pasado este accidente.
Después de ver los informe de los medios de comunicación, es fácil ver las comillas engañosas que se suman a una mentira, y la conclusión es que no ha sido ningún accidente (y menos por parte del maquinista). Definitivamente estamos ante un ataque de sistema de control o el ataque de virus como la causa del accidente. Además, el tren estaba prácticamente nuevo (un año) y tenía los últimos controles computarizados. Dichos controles nunca habrían permitido al tren ser conducido de un modo arriesgado.
Era un tipo de tren muy lujoso que llevaba (principalmente) a bordo políticos importantes y altos ejecutivos de varias empresas, además de un gran número de gente de los niveles superiores de la iglesia católica. Por lo que se sabe, alguien muy importante murió en ese accidente. Curiosamente, ahora no se puede encontrar nada acerca de quién estaba concretamente en ese tren por la web.
Ahora, el trabajo es encontrar a esa persona tan importante que viajaba en el tren.

La alta velocidad se esfuma como icono de la Marca España
Más allá de la consternación por el drama humano, algunos de los principales agentes de la industria española de la alta velocidad -Talgo, CAF, Renfe…- empezaron a valorar acto seguido las posibles consecuencias del trágico accidente. Hasta ahora, el binomio España-AVE era uno de los pocos salvoconductos de éxito empresarial con sello de calidad internacional, como ha ocurrido durante los últimos años con el sector de las energías renovables. “Tenemos que ponernos en lo peor y es muy probable que nuestros competidores utilicen este suceso para cuestionar nuestra tecnología”, remarca un alto cargo ferroviario. “La sombra de la duda ya se ha extendido”.
Políticamente, los distintos gobiernos no han sido pacatos a la hora de explotar el filón. “El ferrocarril: una vía hacia el progreso”, certifica la nueva página web de la Marca España, creada en paralelo al nombramiento del Alto Comisionado para la materia en julio de 2012. “Durante la segunda mitad del siglo XX, la importancia del ferrocarril en España había descendido  hasta un uso casi marginal. Sin embargo, en las últimas décadas se ha convertido en un modelo de referencia mundial”, se expone sin ambages. Y se recuerda que “los países de todo el mundo han elegido a las empresas españolas para desarrollar proyectos ferroviarios de gran envergadura”.
El propio ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, recurría a tres vídeos para vender la Marca España durante una visita a Argelia para apadrinar a las empresas españolas de cara al programa de inversión en marcha en el país magrebí. El primero recordaba que España tiene “el mejor banco” del mundo; el segundo hacía hincapié en que España es el primer país en trasplante de órganos, y el tercero incidía en que las firmas nacionales están la cabeza de proyectos tan destacados como el AVE a La Meca. El propio Mariano Rajoy aseguraba, durante la inauguración de la línea de alta velocidad a Alicante, que “España es un país a la altura de sus obras”.

Replantear la alta velocidad

Un prestigio bien ganado que ahora está en riesgo. “El peligro no está tanto en los proyectos a corto plazo, como el caso de Brasil, que está casi decantado, sino en los que vienen a medio plazo. España tiene mucho interés en la iniciativa para conectar los Emiratos Árabes, también en las once líneas de alta velocidad que India podría poner en marcha en el sur del país o en Rusia. No son para ahora, pero sí para los próximos dos o tres años”, añaden estas fuentes, que enlazan con el debate que se puede abrir en el propio país sobre la seguridad en las líneas que no son alta velocidad pero sí híbridos de velocidad alta, como el Alvia que descarriló en Santiago. “Nuestros adversarios en concursos pueden aprovechar esa confusión”, añaden con cierta inquietud.

El peligro no está tanto en los proyectos a corto plazo, como el caso de Brasil, que está casi decantado, sino en los que vienen a medio plazo

De hecho y según apuntan fuentes próximas a la Comisión de Investigación promovida por el Ministerio de Fomento tras el accidente, éste puede obligar a un replanteamiento integral de la alta velocidad en el propio Gobierno de España. Y es que en ese saco se han metido también líneas de velocidad alta -como es el caso del Alvia-, cuyos estándares de seguridad no alcanzan ni de lejos a la alta velocidad. La propia prensa internacional -véase rotativos que mueven mercado como The Wall Street Journal– hacía esfuerzos ayer por explicar ese doble modelo español, acudiendo a diferentes expertos del sector. Un escenario internacional que no escapa al Ejecutivo y a la necesidad de aclarar los conceptos.
El intento por establecer diferencias resulta inútil. España se asocia de forma exitosa internacionalmente al formato de alta velocidad desde hace años. “Ahora los matices pueden sonar a excusa, sobre todo cuando en mercados como el de EEUU se considera alta velocidad a partir de 250 km/h”, afirman desde una de las empresas españolas punteras. “El factor diferencial de este modelo ferroviario, lo que permite una garantía de velocidad, es el ancho de vía, no la potencia de las máquinas tractoras, y en nuestro país se vende políticamente alta velocidad lo que sólo son trenes de gran velocidad circulando por un trazado de vía convencional”.
La consternación en el seno de las compañías del sector es absoluta. Temen que el trabajo de años pueda quedar manchado por este luctuoso acontecimiento, a pesar de que nadie está a salvo de sufrir la tragedia de un accidente. Hace sólo unos días, Francia tuvo que enterrar a seis víctimas por el descarrilamiento de un tren de pasajeros en las inmediaciones de París. Tirando un poco de hemeroteca, hace sólo seis años Alemania también contó por decenas (23) los muertos causados por el accidente de un tren magnético de alta velocidad al norte del país. Aún así, el miedo a que el reciente episodio reste credibilidad a la marca española existe, y mucho.
“No llevamos tanto tiempo vendiendo trenes. Los gobiernos francés, alemán o japonés es lo primero que hacen cuando visitan otros países. Zapatero no se preocupó del tema hasta la última época mientras que Merkel lleva diez años colocando máquinas alemanas. Por mucho que haya habido un fallo humano, todo el mundo sabe fuera y en casa que la alta velocidad tiene otros mecanismos de seguridad. Si lo que ha pasado se asocia con alta velocidad…”, aseguran las citadas fuentes próximas a la Administración, dejando claro que el accidente va sin duda a afectar a la hora de vender en el extranjero el hasta ahora inmaculado modelo español. Otra piedra en el camino.
¡Gracias a Anabel V. por su colaboración!

Anuncios