El Gobierno ha anunciado que los abonados de la compañía eléctrica estatal a los que se les acortado el suministro volverán a tener servicio después de la muerte de tres personas en accidentes relacionados con braseros y velas utilizados para suplir la falta de corriente.
   
Los ayuntamientos y la empresa estatal eléctrica PPC serán los encargados de identificar a los clientes con verdadera necesidad para aprobar la reanudación del suministro, ha explicado el ministro de Energía griego, Yannis Maniatis.
   
“Estamos poniendo a la gente por encima de los costes para PPC”, ha afirmado Maniatis, que ha aprovechado además para anunciar rebajas de hasta el 70 por ciento en la factura eléctrica para comedores sociales y otros organismos de beneficencia.
   
En la última semana han muerto al menos tres personas por inhalación de monóxido de carbono o abrasados en accidentes relacionados con braseros, estufas, hogueras o velas, incluidos un adolescente de 13 años y un anciano de 85.
La estatal PPC no tiene cifras oficiales del número de clientes que ya no cuentan con suministro por impago desde que comenzó la crisis, hace ya seis años, pero la oposición acusa al Gobierno y su política de austeridad de estas muertes.
“Es una vergüenza que haya familias sin electricidad apenas unos días antes de Navidad y con temperaturas bajo cero en muchas regiones del país”, ha denunciado el diputado de Griegos Independientes Vassilis Kapernaros.

f:aquí!!

Anuncios